Spa y Sauna

Spas

Trabajamos en la venta e instalación de Spas:
  • Empotrados
  • Exteriores
  • De obra

Los spas con rebosadero limpian muy bien la superficie del agua al permitir eliminar fácilmente la espuma que se va acumulando en dicha superficie producida por el barboteo del agua al batir la grasa que se desprende de los usuarios. Permite, además, la utilización de toda la altura del spa por llegar el agua hasta el mismo borde del mismo.

Estos spas son aconsejables en instalaciones de utilización pública por su mejor mantenimiento del agua. Ultimamente se ha notado también un notable incremento de la demanda de este tipo de spas en instalaciones privadas de una cierta categoría.
Necesitan un depósito de compensación de unos 1000 litros de capacidad para recoger el agua que se desborda al entrar los usuarios en el spa, ya que el agua llena siempre totalmente el vaso del mismo.

Necesitan también un espacio de unos 2 a 3 m2 para colocar la plataforma técnica y el depósito de compensación donde se almacena el agua que desplazan los usuarios al entrar en el spa. Un error bastante generalizado es pretender colocar la maquinaria en los huecos que deja el vaso del spa como se hace en los spas portables. Dado que un spa fijo requiere por lo general mayor número de operaciones de mantenimiento, es conveniente situar su área técnica separada del emplazamiento del spa aunque cerca del mismo para facilitar estas operaciones de mantenimiento y disminuir el ruido de la maquinaria en la zona del baño.

Una sauna es un dispositivo perteneciente al grupo de los llamados baños de calor de inmersión total (todo el cuerpo se somete a la acción del calor) y donde se expone al organismo a una temperatura superior a la normal para provocar la puesta en marcha de sus mecanismos termorreguladores que principalmente son: la vasodilatación del sistema cardiovascular periférico y la transpiración.

Una sauna está formada físicamente por una habitación construida en madera de tipo especial en la que existen unos bancos sobre los que los usuarios se sientan o tumban para tomar el baño de calor. El grado de humedad desciende de forma automática hasta valores entre el 5 y 20 % lo que permite soportar sin demasiado agobio temperaturas entre 70 y 90 ºC. que puede programarse y que un equipo eléctrico adecuado se encarga de mantener en el valor prefijado.

Trabajamos con:

Saunas